Guardo una profunda admiración y cariño por las lideresas y los líderes sociales, así como por los  defensores de los Derechos Humanos. Los he visto trabajar con mística y fe en su causa,  con verdadera pasión  espiritual. Hacen su trabajo, como hormigas, en las más duras y difíciles situaciones. No importa si hay invierno cruel o veranos caniculares. Se riegan a lo ancho y largo del país para llevar la creencia de que es posible construir otro mundo, más humano y solidario del que nos tocó vivir. Enseñan la democracia como la vivencia política que nos puede sacar del pantanero social en el que hemos caído…en fin, son los portadores de un nuevo orden, donde los Derechos Humanos se convierten en los verdaderos estandartes de los nuevos y esperanzadores tiempos.

Leer más...

Tengo el convencimiento de que el país todavía no conoce la dimensión profunda del pensamiento social que acompaña al general(r) Oscar Naranjo, Vicepresidente de Colombia, quien afortunadamente, para las mujeres y los hombres de buena voluntad, vino acompañar al Presidente Santos en la titánica tarea de llevar a puerto seguro los esfuerzos que venimos haciendo en beneficio de la Paz y  la construcción de un nuevo proyecto de nación, marcado por el cumplimiento sagrado a los compromisos sociales.

Leer más...

En algunas paredes de Bogotá recientemente han aparecido mensajes  de rechazo hacia los acuerdos de Paz acompañados de símbolos y consignas fascistas.  En muros de calles, avenidas y universidades, se desarrolla una campaña de terror en contra de las aspiraciones de quienes apoyan la Paz y confían en que es posible construir  otro país para sus hijos al tamaño de nuestros sueños.

Leer más...

Debe ser muy alto el profundo convencimiento político de las Farc-EP, para  tomar la firme decisión de dejar las armas  en  manos del Consejo de Seguridad de la ONU, y que dispongan de ellas, reciclándolas y  convirtiéndolas en tres monumentos simbólicos y emblemáticos a la Paz, que serán  colocados:  Uno en las edificaciones de  las Naciones Unidas en Nueva York, otro en Bogotá y el tercero, en La Habana, Cuba, lugar donde  se adelantaron los diálogos de Paz, que llevaron  definitivamente a la dejación de todas sus armas, en ceremonia presidida por el Presidente Juan Manuel Santos, el máximo dirigente de las desarmadas Farc, Rodrigo Londoño Echeverri y Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU.

Leer más...

El fallo de la Corte Constitucional originó una tempestad en el bastante enrarecido ambiente político colombiano. Se consideró un gesto poco generoso con la Paz de Colombia, que    trata de dejar atrás la lacra de esta guerra fratricida que desde hace 53 años viene azotando al país, que como epidemia pegó en los colombianos y no nos ha dejado respirar desde los fatídicos momentos en que las balas asesinadas cortaron el aliento vital de un líder esperanzador para la nación, como lo fue Jorge Eliecer Gaitán.

Leer más...

Es inexorable, a medida que avanzamos en la construcción de la Paz y en la implementación de los Acuerdos  de La Habana, todas los estigmas y cicatrices de la guerra van quedando atrás, con su cohorte de tragedia y llanto que tanto acompañaron nuestros días. Pero hay uno que tiene especial significación para la sociedad colombiana y es el conocido con el terrible nombre de “minas quiebrapatas”.

Leer más...

Si hay algo que intriga a los extranjeros, es precisamente, esa tendencia de amplios sectores colombianos por manifestar su malestar o su rechazo a los esfuerzos de Paz que desde hace un buen tiempo viene realizando el Gobierno Nacional, primero con las Farc-EP y  últimamente con el ELN. No podemos decir que son los grupos de campesinos o trabajadores agrarios, los que  han visto desfilar con tanta saña los momentos más duros de la violencia política, los que se inclinen fácilmente por estar  a favor de la guerra. No, no es así. Más bien son los grupos de ciudadanos de  buenos y moderados ingresos que han visto la guerra política colombiana desde el confort de los noticieros de televisión,  donde con un simple clic, la pantalla los lleva de los hechos sangrientos de los noticieros a los confortables lugares de las telenovelas gravadas en la placidez de los mares del caribe o a los partidos en las canchas de fútbol donde el Real Madrid, el Barsa o el Juventus definen honores. Esta situación se torna más delicada cuando son familias y personas que han vivido parte importante de sus vidas en el  exterior  y piensa, con muy  pocos elementos de análisis en su cabeza, que esta situación de enfrentamiento armado y sistemático puede fácilmente superarse y ganarse con una profundización severa de las acciones guerreras.

Leer más...

Guardo un profundo respeto y admiración por el reverendo padre Francisco de Roux, emblemático sacerdote de la Comunidad Jesuita, desde hace muchos  años. Lo he visto, enseñando con  su  ejemplo la razón profunda de los evangelios cristianos materializados en el amor al prójimo, en el acompañamiento constante frente al drama de la existencia de comunidades campesinas, empobrecidas por la acción nefasta de un modelo de desarrollo económico y social, para el que  poco cuentan estas familias desplazadas por el horror de una guerra fratricida.

Leer más...

Vamos por la paz